martes, 25 de julio de 2017

EL EFECTO REBOTE

¿Sabes qué es el efecto rebote?

Cuando alguien decide ponerse a dieta, en la mayoría de los casos, ya antes de empezar está pensando en cuantos kilos perder y, sobre todo, en cuanto tiempo lo conseguirá. 

A menudo te venden perder un peso determinado en un periodo de tiempo especifico. De esta manera la dieta es vista como una meta ala que llegar lo más rápido posible; y luego, ¿qué pasará? En cuanto termine estas supuestas dietas, volverás a coger los kilos que has perdido, si no consigues mantener unos hábitos saludables en el tiempo. No es bueno que expongas tu cuerpo a grandes esfuerzos y cambios drásticos, tanto de alimentación como de practica de ejercicio físico, para después volver a la rutina que solías tener. 

No es bueno, ni te ayudará a solucionar tu problema de peso. 

Durante un corto periodo de tiempo, privas a tu cuerpo de determinados nutrientes y alimentos, que algunos "profesionales" te aconsejan; de repente empiezas una extenuante rutina de entrenamiento y luego, de repente, cuando llegas a tu objetivo, dejas estos hábitos para volver a lo que hacías antes. Así tu cuerpo vuelve automáticamente a la situación anterior.

Si quieres evitar el efecto rebote, sigue estos sencillos pasos lo más importante es que te pongas metas realistas.



Si durante mucho tiempo haz mantenido un determinado estilo de vida (poco saludable), para empezar a perder peso, debes ir poco a poco. No pienses en perder muchos kilos en poco tiempo, sino ponte como objetivo, pequeños retos que puedas fácilmente cumplir.

Por ejemplo, primero proponte eliminar los productos refinados de tu dieta, luego piensa en beber más agua de lo habitual, después elimina los fritos, y así, paso tras paso, empezarás a cambiar tus hábitos por unos más saludables.

Acompaña tu alimentación de la práctica de ejercicio físico. Si nunca has ido a correr o en bici, no empieces de repente, sino ve de forma gradual. Primero, procura andar, luego caminar rápido y en fin, correr o ir en bici. 

De esta manera acostumbrarás tu cuerpo al esfuerzo físico de forma inteligente, y obtendrás resultados reales y duraderos.

Cuando llegues a tu peso ideal, habrás llegado a una primera etapa, quizás la más importante y la más difícil de conseguir. Pero ahora el reto que te espera es aún mayor: debes mantener este peso en el tiempo



Por ello debes seguir manteniendo los hábitos de vida saludable que has ido adquiriendo en la primera etapa. Y lo debes hacer de forma natural, sin agobiarte ni culparte si, un día, te permites un capricho. Como te comentaba con respeto a las cenas de las navidades, si un día al año cenas regalandote algunos caprichos, no pasa absolutamente nada si durante el resto del año, mantienes un estilo de vida saludable.

Solamente de esta manera, podrás evitar el efecto rebote.


jueves, 20 de julio de 2017

MEGAREXIA Y ANOREXIA

A estas altura de mi blog, tras un año compartiendo información y curiosidades sobre hábitos saludables, queda claro que cuidarse no es solamente una cuestión de estética, sino sobre todo de salud
Una alimentación sana y variada y la practica constante y moderada de ejercicio físico son los principales pasos a seguir para estar en forma.

Hay mucha gente, y no digo que sea tu caso, que se miran al espejo y no son conscientes de su real estado físico y de salud. Hay dos tipos de personas: los que tienen sobrepeso y, mirándose al espejo, se ven delgados y sanos, y los que - al contrario - están delgados y se ven gordos.

En el primer caso se habla de megarexia, mientras que en el segundo de anorexia. Quienes sufren de estos trastornos están poniendo en riesgo su propia vida.

Vamos a ver de qué se trata en concreto. Ambos casos son trastornos alimenticios de carácter psicológico debidos a falta de nutrientes que afectan al normal funcionamiento del cerebro. 

En uno de los primeros artículos de nuestro blog, ya te comentábamos de la importancia de una alimentación sana para la salud del cerebro, y te recomendábamos los principales alimentos para fortalecer el cerebro.
Haz clic aquí para volver a leer el artículo.

En el caso de la megarexia, las personas que las sufren no son conscientes de su estado físico, no aceptan los kilos de más que tienen ni que su estado de salud está en peligro. A menudo piensan que estos kilos de más son reflejo de su fuerza y de su buen estado de forma. Y es todo lo contrario. La dieta de estas personas es rica en calorías vacías, comen mucha bolleria industrial, postres, grasas malas y fritos. El azúcar y las harinas refinadas que se encuentran en estos alimentos les dan una falsa sensación de salud y bienestar. Suelen ser personas adictas al azúcar. 



En el caso de la anorexia, ocurre exactamente lo contrario. Las personas que la sufren están obsesionadas con su peso, y se ven siempre gordas; empiezan a hacer dietas drásticas que no solucionan su problema, sino que los agravan. Las personas que sufren de anorexia eliminan de su dieta los hidratos de carbono, porque consideran estos nutrientes culpables de su sobrepeso. Y es todo lo contrario, por las razones que te explicaba en el artículo sobre los hidratos de carbono.


De todo lo que acabo de explicarte, entenderás porque no existen dietas para el control de peso: es importante comer de todo un poco, evitando aquellos nutrientes ricos en calorías vacías, como los fritos o los refrescos, y dando importancia a las frutas y a las verduras. 



Pero, el primer paso que debes hacer es tomar conciencia de tu propio estado físico y de salud. Debes aceptarte como eres y trabajar a diario para mejorar con hábitos de vida saludables, alimentación sana y ejercicio físico.
Solamente cuando tomas conciencia de tu problema de sobrepeso, podrás empezar a cambiar tus hábitos; y solamente cuando entiendes que estar sano no es sinónimo de delgadez excesiva ni de privaciones absolutas en materia de nutrición, empezarás a cuidarte de forma inteligente. 

martes, 18 de julio de 2017

HÁBITOS SALUDABLES CONTRA EL COLESTEROL

Habrás oído hablar de él un millón de veces, y cada vez que haces analíticas de sangre se convierte en tu pero pesadilla: es el colesterol. Pero, ¿realmente sabes qué es ?

El colesterol es una sustancia grasa natural que se encuentra en todas las células del cuerpo humano y se encarga de producir hormonas y ayudar al correcto funcionamiento del organismo. 



Hay dos tipos de colesterol: LDL (conocido como colesterol malo) y HDL (colesterol bueno).  El primero se encarga de transportar el colesterol desde el hígado hasta los tejidos de tu cuerpo. Las grasas no son todas malas: tu cuerpo necesita las grasas para realizar muchas de sus funciones. Es importante que mantengas los niveles de colesterol malo controlados, para que éste pueda seguir con su importante función. 

Cuando los niveles de LDL superan los límites normales, las grasas se acumulan en tus arterías. Es en este momento que entra en juego el colesterol bueno, el HDL, que se encarga de limpiar tus arterias de las grasas en exceso para así facilitar el transito de la sangre. 

Tener el colesterol malo es un riesgo para tu salud, porque puede favorecer la aparición de enfermedades cardiovasculares. Es importante, entonces, mantener los niveles de colesterol controlados, y lo puedes conseguir con hábitos de vida saludables.

1. Manten tu peso controlado y evita la obesidad.
Para ellos es importante que sigas una dieta baja en calorías.

2. Menos grasa saturada y trans.
Consume más fruta y verduras, carne magra de aves o pescado, y evita la bolleria, los productos refinados y procesados y los alimentos ricos en azúcar.

La practica constante y regular de ejercicio físico mantiene activo tu metabolismo, y te ayuda a quemar grasa y calorías. 

jueves, 13 de julio de 2017

BRONCEADO PERFECTO GRACIAS A LA ALIMENTACIÓN

Cuando llega el verano, además de querer lucir un cuerpo 10, también queremos que nuestra piel se ponga morena, rápidamente y durante mucho tiempo.

Al igual que para tener un cuerpo perfecto debes trabajar duro durante todo el año, los buenos hábitos también influyen a la hora de querer lucir un perfecto bronceado.

Es importante que cuides tu piel durante todo el año, sobre todo con una hidratación constante y una alimentación sana y variada, evitando alimentos que contienen mucha grasa y sobre todo los fritos y los productos procesados y ultraprocesados.

Por supuesto que el sol es el mejor aliado para darle ese tono moreno a tu piel. Además, el sol ayuda a fortalecer tus huesos y mejora tu sistema inmunologico. Debes tener cuidado a la hora de exponerte al sol, porque una exposición excesivas a los rayos solares pueden ser peligrosas, incluso pueden provocar cáncer.

Pero, si quieres un bronceado natural y que ese tono moreno dure durante más tiempo, además de usar protectores solares para proteger tu piel, te aconsejo no falten en tu dieta (de todo el año) los siguientes nutrientes:

- CAROTENO
Es un compuesto quimico natural que se encuentra en muchos alimentos y que es beneficioso para la salud. Muchas cremas solares están hechas a base de caroteno, que ayuda a la formación de la melanina, la responsable de dar color a tu piel. Cuanta más melanina se forma en tu piel, más durará el color moreno del bronceado.



- VITAMINA C
Es un optimo antioxidante que ayuda a combatir los radicales libres. Si quieres saber más sobre esta vitamina, vuelve a leer este articulo


- VITAMINA E
 Es otro antioxidante que ayuda a la correcta formación de las células, por lo tanto permite que tu piel se mantenga siempre joven.


Y por supuesto nunca olvides los consejos básicos:

- No tomes el sol en las horas más fuertes, es decir entre las 12 del mediodía y las 4 de la tarde;

- Usa cremas solares con factor de protección alto;

- Bebe mucha agua para mantener tu piel siempre hidratada.



martes, 11 de julio de 2017

ALIMENTACIÓN Y CÁNCER

El cáncer es una de estas enfermedades objeto de continuas investigaciones por parte de los científicos. Muchos casos y tipos de cáncer ya tienen cura y tratamientos, y se superan con altas probabilidades. Sin embargo, para otros tipos de tumores queda aún mucho camino por recorrer en el campo de la investigación.

Todos los expertos en materia coinciden en que unos hábitos de vida saludables ayudan a prevenir la aparición del cáncer, sobre de pulmón, colon, laringe o estomago. No hay un remedio que sea 100% anticancerigeno, ni una alimentación que te asegure no sufrir esta enfermedades. Pero sí hay algo que puedes hacer para reducir las probabilidades de tener algún tipo de cáncer.

Todas las investigaciones están de acuerdo en que para prevenir el cáncer es importante que:

- No fumes.
Los cigarros, las pipas o los cigarrillos están compuestos por hojas secas de tabaco a las que se añaden determinados productos químicos que, al quemarse, sueltan una mezcla que daña los tejidos de tus órganos.
Si quieres dejar de fumar pero tienes miedo a engordar, te digo que esto es un falso mito, y puedes dejar de fumar sin subir de peso. ¿Cómo? Haz clic aquí para descubrirlo.

- No consumas alcohol en exceso.
Si tomas una cerveza o una copa de vino de vez en cuando, no te ocurre nada. El vino, consumido con moderación, es incluso beneficioso para tu salud. El problema es el exceso de alcohol, en particular en las cantidades excesiva de etanol que estás ingiriendo. El etanol es capaz de dañar los tejidos de los órganos, sobre todo de la garganta, de la faringe o del colon.

- No consumas grasas saturadas.
Este tipo de grasa favorece la reproducción de las células cancerígenas, por lo tanto un consumo excesivo de alimentos ricos en grasa saturadas hace que el cáncer se extienda de una zona a otra, lo que científicamente se conoce con el nombre de metástasis

Y por último, pero no menos importante, para prevenir la aparición del cáncer debes abandonar el sedentarismo. La práctica de ejercicio físico diario permite una mejor actividad del metabolismo, lo que te ayuda a quemar más calorías y a mantenerte en tu peso ideal. Las investigaciones sobre la aparición del cáncer también afirman que el sobrepeso o la obesidad pueden ser factores que aumentan las probabilidades de padecer algún tipo de cáncer.

Aunque como te he dicho al principio de este artículo no existe ninguna dieta milagrosa que pueda prevenir con total seguridad la aparición del cáncer, es cierto que comer mucha fruta, verduras, legumbres ayuda a prevenir la aparición de esta enfermedad.



Una mala alimentación, una nutrición pobre en fibra, vitaminas o minerales, es causa de una carencia de nutrientes que permiten la formación y reproducción de células tumorales.