viernes, 25 de noviembre de 2016

COMO CUIDAR TU PIEL

¡Qué bien te veo amig@!

¿Cuántas veces te lo han dicho?

Te gusta que te digan lo bien que estás y lo guap@ que eres. ¿Por qué mentir? A todos nos gusta que nos lo digan, y no hay nada malo en esto. 

Tu apariencia es el reflejo de tu bienestar interno: todo lo que comes (y bebes) afecta al brillo, a la elasticidad y a la limpieza de la piel, el revestimiento de tu cuerpo. 

Tú también pasas tiempo frente los escaparates de perfumerías y para-farmacias buscando aquella crema milagrosa que te de una piel perfecta, sin arrugas ni estrías. 

 Yo también las buscaba, hasta encontrar unos productos que no dañan mi piel: 
sufro de dermatitis alérgica y no me vale cualquier crema.

En mi búsqueda también he aprendido que para una piel perfecta, las cremas solas no bastan, por muy eficaces que sean. 
La belleza externa es el reflejo de un bienestar interno.


Las arrugas son síntomas del envejecimientos de la piel, algo inevitable, pero que puedes retrasar comiendo algunos alimentos y olvidándote de otros, llevando una dieta sana y equilibrada.


La celulitis es una inflamación de los tejidos blandos de la piel provocada casi siempre por falta de hidratación. Si quieres acabar con la odiada piel de naranja, bebe más agua, haz más ejercicio y abandona la vida sedentaria.




Para una piel sana y brillante, sigue estas pautas.

Los alimentos que debes consumir

 los cítricos y los frutos rojos.
Contienen vitamina C rica en antioxidantes

zanahorias.
Ricas en betacaroteno, el principal componente de muchas cremas solares, que protege la piel de los rayos del sol y favorece un buen bronceado de la cutis

frutos secos y aceite de oliva.
Ricos en vitamina E que ayuda a eliminar el estrés oxidativo de las células

carne y huevos.
Contienen proteínas que ayudan a mantener el tono muscular y evitar el descolgamiento de la piel, sobretodo en la zona de la cara.



Los alimentos a evitar son:

Pan y pasta.
 Los alimentos con alto nivel glucemico favorecen la aparición del acné. Puedes sustituirlos por pan y pasta integrales;

azúcar
Reduce la producción de colágeno, una molécula proteica que da elasticidad a la piel.

Sal
Produce la retención de líquidos provocando la inflamación de la piel.

Los fritos
Aumentan los niveles de colesterol en la sangre, la circulación se hace más lenta y no llega a nutrir las células de la piel para que ésta se pueda mantener siempre joven y elástica.

Otro factor a tener en cuenta es la sudoración. Cuando sudas eliminas toxinas, limpias tu organismo por dentro y se abren los poros de la piel para que pueda respirar mejor. 

Sin embargo, una excesiva sudoración deja en la piel restos de toxinas. No te aconsejo secar el sudor: mejor limpia la cara con agua corriente fresca y con jabones y productos específicos y que no sean dañinos para la piel, como los que yo uso a diario y me vienen de maravilla.

Cuando estás bien por dentro, también lo notarás en tu apariencia: y es tan fácil como comer sano y cuidarse.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido? Deja un feedback.