martes, 29 de noviembre de 2016

COMO OXIGENAR EL CUERPO A TRAVÉS DE LA ALIMENTACIÓN


¿Qué es lo primero que hacemos al nacer y lo último qué hacemos al morir?

Lo primero y lo último que haces es RESPIRAR

La respiración es fundamental y el oxigeno es indispensables para que pueda haber vida. Esto lo sabemos todos.


El 59% de nuestro cuerpo está compuesto por oxigeno. Cuando respiras estás oxigenando tu cuerpo: eliminas las impurezas en la sangre y le das a tu cuerpo un nuevo aire, más limpio y fresco.
Pero, ¿sabías que puedes complementar la respiración con la alimentación? 

Cuando respiras, tus pulmones reciben oxigeno que luego transmiten a la sangre; ésta, con ayuda del hierro y de la hemoglobina, entrega el oxigeno a cada una de las células del cuerpo para que pueda producir la energía necesaria para ponerte en marcha. 


Si te faltara hierro la sangre no llegaría a las células y te sentirías constantemente cansado. Es por eso que quienes padecen de anemia están siempre cansados. 







Para que tu cuerpo reciba una correcta oxigenación debes entonces mantener una correcta alimentación
Por eso no pueden faltar en tu dieta los alimentos ricos en hierro:

- alimentos crudos frescos, sobre todo verduras de hoja verde;

- las vitaminas del grupo B (que ayudan a mantener buenos niveles de hierro en la sangre) presentes en huevos, carne roja, pescado y legumbres;

- las vitaminas del grupo E (que ayudan a transportar el oxigeno a las células del cerebro) presentes en los frutos secos y en la gran mayoría de alimentos antioxidantes

- las vitaminas del grupo C (que ayudan a absorber el hierro) presentes en todos los cítricos, en los brocolis, en las fresa o en el melón.

Una alimentación sana es fundamental para oxigenar tu organismo, pero no debes olvidar que unos hábitos saludables se consiguen también practicando ejercicio suave de manera regular: el yoga y la meditación son óptimos aliados para mejorar nuestra respiración.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido? Deja un feedback.