jueves, 25 de mayo de 2017

LOS OMEGAS 6 : UN ALIADO PARA TU SALUD

Ya sabes que las grasas no son malas, siempre y cuando sepas cuáles elegir.

En el artículo sobre las grasas, ya hemos hablado de cómo éstas pueden ser tu aliado número 1 a la hora de perder peso y estar en forma. En el artículo de hoy, quiero hablarte de los Omegas-6.

Se trata de ácidos grasos esenciales que tu cuerpo no es capaz de producir y que debe obtenerlos a través de los alimentos; a continuación de indico las principales fuentes de omegas-6:




- aceites vegetales sobretodo de girasol (no refinado), de maíz o de soja;

- huevos;

- pescado azul, como por ejemplo el salmón, las truchas o las sardinas;

- Frutos secos y semillas, en particular las pipas de girasol, los cacahuetes o las almendras.

¿por qué son importantes los Omegas-6?

Porque participan en muchísimas funciones esenciales de tu organismo:

- ayudan a que la sangre fluya mejor, evitando la formación de plaquetas y previniendo las enfermedades cardiovasculares;

- previenen las inflamaciones de las articulaciones, como por ejemplo las artritis, y ayudan a mantener bajo control los dolores pre-menstruales;

- participan en la formación de las células de tu organismo y ayudan a fortalecer el sistema inmunologico;

- al favorecer una mejor circulación de la sangre, contribuyen a reducir los niveles de colesterol;

- mantienen los niveles de azúcar en sangre bajo control ayudando a prevenir la diabetes

Existen otro tipo de ácidos grasos esenciales, los Omegas 3, cuyas propiedades son parecidas a los Omegas 3, y se encuentran casi en los mismos alimentos, aunque con cantidades diferentes. Es importante que comas estos dos tipos de grasa en la justa proporción (4:1 o 2:1 a favor de los Omegas 6) si no quieres que los beneficios de los Omegas 6 se vean eliminados por los Omegas-3 y la ingesta de los primeros se convierta en algo perjudicial para tu salud. Ambos tipos de grasas no pueden ser metabolizado al mismo tiempo y de la misma forma por tu organismo, por ello es importante mantener este equilibrio, para evitar la aparición de enfermedades cardiovasculares, de la depresión o del insomnio, entre otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido? Deja un feedback.